miércoles, 17 de abril de 2013

Domar a un cachorro

Domando a un cachorro
Cualquier persona puede domar a un cachorro pero no todo el mundo sabe cómo tratar a esta mascota correctamente. Cada cachorro tiene una diferente naturaleza e inteligencia. Algunos aprenden pronto mientras que otros tardan demasiado tiempo en el entrenamiento y todavía continuan desentrenados. Algunos cachorros son muy amigables, activos y extrovertidos y hay otros que son demasiado agresivos, letárgicos e introvertidos.

Elegir el cachorro ideal es muy esencial, ya que una decisión equivocada podría resultar muy costosa. Un cachorro agresivo, inactivo, introvertido o inofensivo puede convertirse en un grande dolor de cabeza. Por lo tanto, además de tomar la decición correcta sobre la elección del cachorro, hay que saber también dar el máximo cuidado a la mascota.

Como todos sabemos, los perros son animales sociales por naturaleza y esta es la razón por la que encajan en la sociedad humana tan rápidamente. Sin embargo, la mayor necesidad para ellos es ser parte de un grupo, o podemos decir, de una familia. A ellos siempre les encanta estar en un lugar donde se sienten seguros y cómodos.

Para hacer que el perro se sienta seguro y cómodo siempre tiene que haber alguien que se encargue del animal. Un entrenamiento amable ayuda al perro a crecer bien, aprender distintas tareas y a estar feliz en la familia. Finalmente todo se resuelve, pero todos ellos necesitan amor en le etapas iniciales a fin de que se adapten a un nuevo ambiente.

Se require un poco de esfuerzo para que el cachorro se prepare para cualquier entrenamiento. Hasta que él sea feliz no se moverá de su lugar y no apoyará a su amo en el aprendizaje de nuevas habilidades. Se puede empezar a entrenar al cachorro a cualquier edad después de las cinco semanas de edad:

1. Uno siempre debe alimentar a su cachorro, por lo menos, tres veces al día. Debe también comprobar lo que le gusta al perro y administrárselo en distintos intervalos. A medida que el cachorro encuentra que está recibiendo el alimento que le gusta y el lugar donde está cómodo, su verdadera naturaleza empieza a salir y empieza también a abrirse y a ser más amable con los miembros de la familia.

2. Por otra parte, hay que tener cuidado y ver con qué frecuencia la mascota hace sus necesidades. Después de comprobar esto, uno puede hacer ya el horario acorde a las necesidades de los paseos del perro y la hora en la que hace sus necesidades.

3. Hay que alabar y motivar a los pequeños animales de compañía durante sus períodos de entrenamiento, y también fuera de estos, para que desarrolle una actitud de confianza y descubra el mismo amor que recibe del amo y de los otros miembros de la familia.

4. No hay que mantenerlo alejado del lugar donde la familia se reúne normalmente, ya que esto es todo lo que la mascota necesita. Le gusta permanecer en la multitud y disfrutar.

Por encima están los puntos básicos que hay que tener en cuenta y seguir, ya que son de gran ayuda para tener una vida agradable con la propia mascota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario